La minifalda

Una prenda dedicada a una mujer joven, atractiva y seductora. Ese debió ser el objetivo que movió a la diseñadora Mary Quant a diseñar la primera minifalda en el año 1965.

En sus origenes esta prenda representaba una provocación para romper los cánones establecidos, pero pronto se convirtiá en una opción de uso común entre las mujeres más jóvenes. Años más tardes sería parte de la moda y aparecería con naturalidad en cualquier desfile.

La minifalda no tiene un tamaño establecido, si bien suele dejar ver buena parte del muslo. Para tamaños muy reducidos se puede oir hablar de microfaldas.

La minifalda es una prenda de uso informal, por sus propiedades seductivas, de forma que no será una opción a elegir en ámbitos de trabajo. Combina perfectamente con unas botas largas o incluso con leggins.

comprar minifalda

Si piensas comprar una minifalda sigue unos sencillo consejos para dar con el modelo más apropiado.

El tamaño será el factor clave. Con una minifalda demasiado pequeña te sentirás incomoda en muchas ocasiones. Recuerda que no es necesario que sea muy llamativa para cumplir su función de atracción.

Podrás encontrar todos los materiales que te imagines, simplemente trata de buscar algo que combine adecuadamente con tu camisa, sueter o jersey. Juega con los colores y sobre todo disfruta.

Fotos de minifaldas

Lo cierto es que para elegir no hay nada mejor que ver alguna foto. A continuación una muestra que esperamos te de buenas ideas.